whisky caravan lo que nunca encontrare critica

Whisky Caravan, uno de esos grupos que desde que llegó a mis oídos tuve claro que me iban a gustar. Que me iban a gustar mucho.

Y es con éste, su segundo disco, que me han cautivado hasta límites extremos. Reconozco que los tenía aparcados, a sabiendas de que su estilo me cuadraba; fue viéndoles en vivo junto a Gritando en Silencio que me dije a mí mismo que hasta aquí, que urgía ponerme al lío.

Y bendita la puta hora en que lo hice, porque Lo que nunca encontraré es simple y llanamente delicioso. Hasta el punto de pasar directamente a la sección de Esenciales.

Por si no sabes de qué hablo, te cuento por encima: Whisky Caravan hacen rock & roll del bueno; con talento, ganas, energía y canciones. Sobre todo canciones, que al fin y al cabo es lo que cuenta.

Y aquí las tienes de todo tipo. Bueno, de todo, quizá no. Si algo echo en falta son dos o tres temas más duros; al final, entre los doce cortes, nos encontramos con un cantidad de medios tiempos, pesados, ojo, pero medios tiempos, que para mi gusto impiden que se lleve una nota aún más alta. Pero recalco: para mi gusto. Es posible que a su fanaticada les guste tal cual está.

Independientemente de estas vicisitudes que rondan mi cabeza, me quito el sombrero ante “A salvo en el dolor”, “No estás muerta”, “Genie” o “Antes de incendiar los puentes”. Por decir cuatro rápidas. Y es que sus hermanas de LP no desmerecen. Ni un ápice.

Todo está en su sitio y a la altura de las circunstancias, pero mención aparte para las letras: íntimas, introspectivas, delicadas. Y la voz: Danny Caravan te va a evocar en ciertos pasajes al mejor Bunbury, sin llegar a la solemnidad del maño, lo cual no deja de ser un cumplido. Perfecto el voceras.

Creo que no me dejo nada. Un disco imprescindible que has de degustar poco a poco, pero que si te pegas un atracón, tampoco te va a pasar nada. Pura crema.

NOTA: 8’5 / 10