Finalizando el 2017 y siempre listo para el combate, Kory Clarke, líder de Warrior Soul, además de productor, pintor y poeta callejero, nos ofrece su último trabajo.

Bajo el título de Back On The Lash, los de Nueva York vuelven a la carga, siempre activos, nunca han dejado de batallar y llevar con orgullo la bandera del rock duro, y ese toque punk, tan peculiar y personal que imprime Clarke, que no deja que los años le ganen la partida, aunque en su voz se note cierto deterioro; pero aun así, él sabe sacarle todo el provecho.

Disco corto, formado por 9 temas, con letras cargadas de tintes políticos, en donde destacan canciones como la inicial “American Idol”, a la que sigue “I Get Fucked Up”, pura muestra de lo que el cantante denominó “Acid Punk” y que resume a la perfección el estilo de estas almas guerreras. En ningún momento se baja de intensidad. “Back On The Lash”, la canción que da nombre al disco, nos recuerda mucho a los ’90, aunque el sonido es más limpio, cosa que se agradece en este último disco y que les diferencia de otras obras anteriores.

Al final, aunque nos queda un disco breve, es de agradecer que el espíritu del rock siga vivo y que las almas de estos guerreros aún tengan mucha batalla que dar y que conquistar. Gracias a Kory Clarke por todos estos años de lucha.

NOTA: 7,5 / 10