Cuando Stryper puso por título a su nuevo álbum God Damm Evil, no se iban a imaginar la controversia que se ha generado en torno a él en ciertas comunidades cristianas radicales de los Estados Unidos, incluso han sido vetados por una popular cadena de distribución; una pena a estas alturas de la vida, pero sin  duda, esto les habrá servido de publicidad gratuita, viendo el lado positivo.

Polémicas aparte, y en lo estrictamente musical, decir el excelente trabajo que se han marcado la banda de los hermanos Sweet, recordándonos al grupo que cosechó grandes éxitos entre mediados y finales de los ochenta, sobre todo con los  célebres To Hell  With the Devil e In God We Trust.

Se aprecia en este Lp cierta evolución, sin olvidar sus raíces, modernizando el sonido; actualizándolo a un Hard Rock más actual.

Para muestra, la cañera y sorprendente “Take It to the Cross” que abre el disco; o la misma “Sorry”   con ese  estribillo que se te mente en la cabeza, de corte más clásico; la homónima “God Damn Evil” lleva el ADN Stryper; y “Beautiful” con su cadenciosa melodía, son quizás las más destacables, sin desmerecer al resto de los temas.

Sin lugar a dudas estamos ante un disco muy recomendable, que pone de nuevo en el candelero a una de las bandas más reconocibles de la escena de los ochenta.

NOTA: 8 / 10