soberMuchas ganas tenía yo de volver a ver a Sôber en concierto, sobre todo para quitarme esa espinita que tenía yo por perderme ese megaconcierto que hicieron junto a Skizoo y Savia con motivo de su 20 aniversario. Y la ocasión era perfecta,  ya que se dejaron caer por el recinto ferial del Parque El Paraíso con motivo de las fiestas de San Blas. Así que, ni cortos ni perezosos, nos acercamos por allí.

Con un aforo bastante concurrido, a pesar del calor, la gente fue tomando posiciones poco a poco; todos queríamos estar lo más cerca posible del escenario.

Cerca de las doce y media empezó a sonar a todo volumen el “Back in Black” de AC/DC y las pulsaciones empezaron a subir, y tras una intro al estilo Blade Runner  y ya con el virus del rock en nuestras venas, el combo madrileño tomó posiciones en el escenario.  Abrieron con “Sombras” enlazándola  con “La Araña.  La emotiva “La Prisión del Placer”, por lo que significa para ellos y yo creo que para todos los fans, fue la siguiente en caer. Y con “Una Eternidad” el recinto vibró con un público que cantaba cada vez más fuerte. Tras ésta, Carlos Escobedo aprovechó para decirnos que venían directamente del estudio y que tienen ya preparado nuevo álbum, y que éste estará listo para el 21 de Octubre.

sober

Por cierto, si Carlos Escobedo ya es un auténtico frontman, su hermano Jorge no se queda atrás, y se metió a la gente en el bolsillo. En general el grupo estuvo fenomenal y son unos animales de escenario; lo demostraron con “La Nube”, “Paradÿsso” y la coreada “Diez Años”, donde Carlos, aparte de presentar al grupo, se lució al bajo; y qué decir de Manu Reyes, que se marcó un solo de batería brutal.

Continuaron con dos de su “ya no tan último trabajo”, llamado Letargo, que fueron “Blancanieve” y “Encadenado”, y antes de retirarse se despidieron con la enorme “Arrepentido”.

Como no nos queríamos ir, y tras hacernos esperar un poquito, volvieron con “Cubos” y la sentimental “Náufrago”, que emocionó a Carlos y a más de uno que estábamos por allí. Y ya para despedirnos y tras bromear con el público por el calor que hacía, que mejor momento para refrescarnos que con “El hombre de Hielo” para hacer otro amago de irse y regresar para a grito de ¡Locoooo!,  volvernos a todos literalmente locos con “Loco”, y finalizar de esta manera con un estupendo show, y es que estos chicos son un valor seguro en directo. De esta manera nos fuimos, sabiendo que este año tendremos nuevo disco de Sôber.