skid row crticaEn 1986, apadrinados por Bon Jovi, nace en New Jersey Skid Row, una banda poderosa, con un toque muy rebelde que apoyaba su éxito en unos fabulosos riffs y que contaba además con la presencia de un indomable Sebastian Bach, todo un verdadero frontman, una superestrella que tenía un gran concepto del show, con una personalidad tan arrolladora que le llevó a cometer varios errores tanto dentro como fuera del escenario, y que tal vez por ese carácter tan incontrolable fue despedido de la banda más adelante.

Todo este lado rebelde fue encarnado en 1989 en su debut homónimo, un álbum lleno de singles de gran éxito. Una banda que quería hacerse notar, que salía a las tablas a darlo todo, y esa fue la consigna, sea dónde sea había que salir a romper el escenario. Los de New Jersey tenían bastante actitud y temas tan fabulosos como la canción que abre el disco “Big Guns”, o su sucesora “Sweet little Sister”. Todo esto apoyado por videos que la MTV se encargó de hacernos llegar como la rebelde “Pice of me”; y como no,“18 and Life”, o la fantástica “I Remember you”, dos baladas poderosas en las que el grupo musicalmente hablando funciona a la perfección y donde la voz de Bach alcanza unos registros muy difíciles de igualar. Y por si fuera poco, este álbum debut presenta la que puede considerarse todo un himno generacional, que a modo de grito de guerra refleja toda la rabia de la juventud: “Youth Gona Wild”, que además cuenta con un coro muy Heavy. Y no quiero cerrar esta crítica sin mencionar “Makin´a Mess”, mi canción favorita de este disco.

Por si fuera poco, la banda alcanzó más éxito con su segundo lanzamiento Slave To The Grind, álbum que contiene una esencia más heavy y que bien merece ser mencionado en esta sección de álbumes imprescindibles.

No sé si en algún futuro los Skid Row decidan volver a reunirse; desde luego si lo tienen en mente este el mejor momento, ya que son muchos los fans que están deseando volver a verles juntos.

NOTA: 10 / 10