NOTA: 9 / 10

linkin park hybrid theoryAunque tiempo después Linkin Park tomaron caminos que fueron desde el rock experimental hasta la electrónica más pura, no se les puede negar que en su llegada a la industria musical con este excelso Hybrid Theory pusieron la escena metal patas arriba. La por aquel entonces incipiente escena Nü Metalera, para ser más exactos.

Y es que estamos hablando de un bombazo hasta arriba de adrenalina, cargado de imaginación, con una producción sobresaliente y un empaste de sonidos que cuajaban casi por arte de magia.

En su edición primigenia no llegaba a los 40 minutos, evitando pastiches de relleno y dejando con ganas de más. Ya sabes, eso de que lo bueno si breve… en este caso no puede ser más efectivo.

Así sin pensarlo mucho se me hace difícil recordar varios LP’s donde desde el inicio hasta el fin apenas puedas poner pegas, y éste es uno de ellos.

“Papercut” y “One step closer” es un pistoletazo arrollador, soberbio. Metal moderno (del 2000…), circundando lo que estaban haciendo Limp Bizkit y revisándolo con raíces más duras hasta subirlo a un trono de poder que les valió para que, ya de primeras, sus giras llenaran arenas allende los mares; y desembarcar tiempo después a todo gas en Europa.

Tras los dos cortes profundos que suponían el arranque, venían 4 excentricidades más como fueron “Points of autorithy”, “Crawling”, “Runaway” y “By myself”, justo antes de llegar a otra de las cotas más altas de la placa: la hímnica y casi apocalíptica “In the end”.

Ya en el último empujón “Pushing me away” casi te obligaba a volver a reproducir el disco de arriba abajo.

Linkin Park gestaba su propia leyenda de primera sentada, algo que les costó o les costará igualar (para mí aún no lo han hecho); mientras tanto, Hybrid Theory sigue siendo un pildorazo enérgico que consiguió que su status traspasara las barreras del Nü Metal. Y con la de palos que le cayeron al estilo, es todo un logro.