Nuevo disco de los suecos; solo deciros, y no es nada nuevo, que el que suscribe está encantado con esta nueva entrega. Con discos como este no es de extrañar que In Flames se encuentre entre mis bandas favoritas.

Ya se ha hablado demasiado de la evolución del sonido de los suecos, no voy a entrar en ese juego, y de verdad creo que muchos de los que reniegan de la nueva dirección del grupo, van a encontrar en este disco una nueva forma de confiar otra vez en la banda, que si bien es cierto, es la natural continuación de los dos anteriores, Siren Charm y Battles, en I, The maskvan a rencontrarse con esos antiguos In Flames, pero os recuerdo que aquello ya fue y que esto, ¡esto suena genial!

¿No os lo creéis?, solo el primer tema “Voices” ya me da la razón, estupenda voz, estupendo riff y efectivo estribillo. Y para los que añoráis aquellos tiempos, el tema que da título al disco os va a hacer sentiros adolescentes otra vez, por no hablar de “Call My Name”.

“I Am Above” es brutal, hace tiempo que ya me tiene cautivado. La parte más sentimental viene de la mano de “Follow Me”, como solo ellos saben hacer, la voz de Anders Fridén  está genial, una pieza maestra a la altura de “Come Clarity”.

“(This is Our) House”, encajaría muy bien en su anterior álbum Battles, otra vez coros de niños y una canción muy efectiva, fácil para todo tipo de oídos.

El álbum es genial, otro tema que enamora es “We Will Remember”, más facilona suena su sucesora “In This Life”.

“Burn” vuelve hacer que no paremos de mover la cabeza, al igual que lo hace “Deep Inside” con esa intro de reminiscencias multiculturales, y el perfecto balance que los suecos han encontrado entre su peculiar sonido y el death metal del que ellos hacen gala.

“All The Pain” pone los pelos de punta sobre todo con ese inicio tan emotivo.

Ya si lo puedo confirmar, el disco no tiene canción mala, y seguro que es candidato a álbum del año, otra bella canción “Stay With Me” es la encargada de cerrar el disco, a la que se le añade el bonus track “Not Alone”.

I, The Mask, suena muy actual y tiene destellos mágicos de la vieja escuela, los padres del death metal melódico han encontrado un punto perfecto entre su antiguo sonido y sonidos más actuales, han conseguido un marca propia, que hace que In Flames suene a In flames.