Cuarto larga duración de los estadounidenses. Uno los grupos que más están subiendo en los últimos tiempos.

El cañero y pegadizo “Black Vultures” es el tema encargado de abrir el disco, con su contundente riff inicial.

“Skull, el segundo corte,  es un perfecto cruce de caminos entre un tema pop y uno cañero, en el que la rabia y la melodía se dan mano.  Le Llega el turno “Uncomfortable” que sirvió de adelanto a este “Vicious”, en el que vuelve la rabia, la rapidez y  la contundencia.

De “Buzz”  podríamos decir que es hard rock del de toda la vida, de entrada fácil.

“Do not Disturbet, canción con una cadencia interesante, muy actual, da paso a “Conflicted” en el que la voz  Izzy Hale se muestra sugerente en este pausado tema.

En “Killing Ourserlves To Live” nos impregnamos de  cierta melancolía, no exenta de buenos guitarrazos, en este logradísimo tema.

Izzy  Hale se muestra  impresionante  en “Heart Of Novocaine” una balada de corte clásico, de las de antes, de la que nos  despierta “Painkiller”.

Llegando ya a la parte final nos encontramos con el moderno  “White Dress” en el que se aprecia toques electrónicos,  elementos que también se hacen notar  en “Vicious” el penúltimo corte. Y para cerrar “The Silence” la otra lenta del disco, perfecto broche de oro para este fantástico disco de  la banda de los hermanos Hale, un disco de hard rock actual, sin perder de vista las raíces,  de uno de los grupos que están regenerando el   género y de los destinados a tomar el relevo.

NOTA: 8 / 10