Gritando en Silencio (Sala But, Madrid)

Por fin llegó el momento de que los sevillanos Gritando En Silencio recalaran en Madrid para presentar por todo lo alto su último plástico, Material inflamable.

El intenso frío invernal que estamos viviendo no fue obstáculo para colgar el cartel de sold out, hecho que sucede cada vez que se dejan caer por el foro, y que va haciendo que se les vayan quedando pequeños los recintos.

Precedidos por los Kamikazes, grupo surgido de los rescoldos de Carroña, llegó la hora de los Gritando. Sonaba “Mi último cartucho” mientras iban entrando los más rezagados, y con un público totalmente entregado, “Dos semanas y unos domingos”, “Rumbo de colisión” y “Alma de Blues” se iban sucediendo, llegando a uno de los puntos álgidos del concierto con sus ya clásicos “Actitud” y “Mírame desnudo”.

Sin concesiones llega el turno de “Sácame de aquí” de su último trabajo. Es el momento en el que hace acto de presencia Dani Carroña para aportar su ‘rapeo’ en “A las armas”.

“Entre tus piernas” subió la temperatura con una audiencia totalmente on fire, y por motivos como este, la gira lleva el nombre de incendiaria. No faltó el momento de las reivindicaciones, con la antitaurina “Ya debió cambiar” y “Lágrimas de un paria” precedida por la intro que se escucha en el disco.

“Como si no hubiera nada más” dio paso a la más pausada “Días grises”, a la que siguió “A la luz de una sonrisa” y la cosa seguía sin decaer.

“Perdedores en la lluvia” hizo acto de presencia tras una breve introducción instrumental. Poco a poco íbamos adentrándonos ya en la recta final del show, momento que aprovechó Marcos Molina para recomendarnos una vuelta por el puesto de merchandising, tirando la bandana que le caracteriza al público y dando las gracias por la gran acogida que reciben cada vez que se dejan caer por estos lares.

Empezaron a sonar los primeros acordes de “Atrapado en tu mundo”, seguida de “Vértigo” y haciendo el primer amago de retirada.

Tras una brevísima pausa, mano a mano de los guitarristas a los que más tarde se unieron el resto de la banda para desgranar la parte dos de “Rutina en las venas”, y “Los ojos del huracán” dedicada a todas esas “chicas difíciles, que van dejando heridas”.

Ya sí que sí íbamos llegando al final, con ese blues con toque sureños que es “Volviendo a casa”, y ya con los miembros de Kamikazes sobre el escenario marcarse el imprescindible “Rock n’ Roll de Barrabas” poniendo el que parecía sería el broche final, ya que aún hubo tiempo para un temita más “Va por vosotros”.

Gran concierto el que presentamos en una gélida noche del mes de enero y sin duda una buena noticia que grupos como Gritando en Silencio llenen salas. Un diez para el público y la banda.

Deja un comentario