green day

NOTA: 8,5 / 10

Tercer álbum de estudio de los punkarras californianos…y reventón a nivel mundial.

Green Day se presentaban en pleno año ’94 con un Dookie que hacía saltar las bisagras del rocanrol, y llevaba hasta el trono del mainstream musical un estilo tan diametralmente opuesto como lo era el punk.

Sí; no era el punk de los Pistols o los Clash, sino algo así como punk melódico. El caso es que conjugaron la melodía y la distorsión de tal forma que plasmaron un bombazo que puso de moda un estilo y marcó a una generación. Con el tiempo se estarían en charcos más cercanos a la comercialidad que a los escupitajos de directos salvajes, pero todo eso lo pudieron hacer gracias a, entre otros, este bárbaro Dookie.

Y es que si de algo estaba plagado, era de temazos como puños: directos, adictivos, veloces…tres zumbaos que llegaron a medio mundo con un videoclip de locura que se ha quedado grabado a fuego en la historia del rock contemporáneo, y que musicó la aplastante “Basket case” (¿su mejor canción de siempre?), un himno fugaz en tiempo pero persistente en la historia.

Pero no; no parieron un único single. Por ahí también andaban “When I come arround”, “Longview”, “Welcome to paradise” o “She”.


green day

COMPRAR DOOKIE


Y de repente vieron como, junto a Offspring, lideraban un movimiento que tiraba del grunge, le daba aire fresco y alegría, lo vitaminaba a base de velocidad, contundencia e influencia ramoniana, y generaba un fenómeno de masas que hizo que muchos de los que les veneraban les dieran la espalda. Nada nuevo bajo el sol.

Cierto que alguna se la podían haber ahorrado, pero más cierto es aún que la receta les quedó al punto. Un menú de suciedad y rabia que te tiraban a la cara y les reías la gracia. Sin quererlo, o totalmente intencionado, Green Day se metieron hasta en la sopa, aceptados por la sociedad como si esas melodías graciosas no estuvieran cargadas de keroseno. Un señor LP.