Cuatro años han pasado para que Richard Z. Kruspe vuelva a dar señales de vida con su banda Emigrate, y no os creáis que sólo es un aperitivo de lo que será el anunciado nuevo disco de Rammstein; es mucho más que eso, A Millon Degrees, que es como se denomina el álbum, es una composición de lo más interesante. Todos los componentes del metal industrial están presentes, pero matizados; es indudable que se trata del  guitarrista de Rammstein, su estilo está impregnado en todas las canciones. La inicial “War” da testimonio de todo lo que comentamos. Otra diferencia, por si no lo sabes, es que las canciones están en inglés, la mejor manera de diferenciarse de su proyecto principal. Por cierto, Till Lindemann aporta lo suyo contribuyendo en la canción “Let´s Go”.

“1234” es una composición muy pegadiza, el coro, “Eins, zwo, drei, vier”, en alemán, por supuesto, queda muy punk, ayudado por la colaboración de Benjamin Kowalewicz.

El tema que da título al disco suaviza mucho la situación, coqueteando con el pop.

La bajista Margaux Bossieux toma las riendas en “Lead You On” y es la encargada de cantar y acompañar a Richard en una pieza de lo más pegadiza que nada tiene que envidiar a su sucesora “You Are So Beautiful”.

“Hide And Seek” hará las delicias de los amantes de sonidos alternativos, dando paso a una canción más pesada como es “We Are Together”.

La sorpresa: Cardinal Copia es el invitado en “I´m Not Afraid”, aportando su toque característico. Y para el final, dos estupendas piezas: “Spitfire”, una canción de lo más contagiosa, y “Eyes Fade Away”, más pausada pero con mucha fuerza.

Buena obra se ha marcado el “Dandy” de Rammstein. Suena bien de principio a fin, una perfecta antesala para  los fans de Rammstein mientras esperan el ansiado nuevo material de los alemanes.

NOTA: 8 / 10