Hoy en Siete Pecados, una de las bandas más infravaloradas del panorama del Rock Estatal. Caskärrabias llegan a Villamaldita para demostrarnos que su valía es igual o mayor que la de muchas bandas que plagan los festivales a lo largo y ancho de la península.

He aquí una muestra de ello; siete, para se más exactos.

caskarrabias


“Sr. Caskärrabias”. Vamos a liarla 

Mítico arranque discográfico con esa intro de la megafonía del Metro de Madrid (que de paso les servía para mostrar orgullosos su barrio de procedencia), en el que condensan todo lo que será Caskärrabias: rock urbano, energía, composiciones extraordinarias, poesía y mala baba.


“Volcán”. Una noche cualquiera 

En su segundo disco dieron un salto a nivel de producción importante, sonando como debían, y notándose los años que habían pasado entre su debut y este enorme Una noche cualquiera. Y “Volcán” se me quedó desde el principio, con un estribillo soberbio y acelerado marca de la casa. Mucha tela.


“Sirena del Boulevard”. Bastante 

Con Bastante literalmente se salieron. Para esta sección podía haber sacado de este disco tranquilamente 4 o 5 temas, pero por repartir un poco me corto, y empiezo por éste que tiene un título manoseado, pero que te cagabas como sonaba aquello.


“Jueves 11”. Bastante 

Muchos fueron los homenajes en forma de canción que se realizaron sobre el 11M, pero este de los vallecanos ponía los pelos de punta. Si no lo conoces estás tardando.


“Erase una vez”. Aldente 

Volvieron a tomarse su tiempo antes de entregar el que por ahora es su último trabajo de estudio….pero mereció la pena. De nuevo lleno de inspiración, variado, melódico pero rabioso, y duro como el cemento armado. Esta canción en cuestión la colocaron en la pole y acierto pleno, oiga.


“Madrid”. A tu salud 

Para el final dejamos dos revisiones que se marcaron para su discazo acústico, y empezamos por “Madrid”, un homenaje más a la Capital del Estado. Y si los bulevares y el 11M se han musicado por doquier, no te digo Madrid y sus calles, sus gentes, sus ángeles y sus demonios. Los Caskä le pusieron alma de blues a este baladón que en su versión acústica es un verdadero deleite.


“Espiral de miel y pimienta”. A tu salud 

Meter ésta me ha supuesto dejar mil fuera, pero es que el cierre de A tu salud es un viaje delirante que hay que degustar con mimo. Es eso…una espiral flipante.


 

Que esto se llame Siete Pecados cada vez me sienta peor; no hay post donde no se me queden mil y una canciones que sé que deberían estar pero no caben. Aunque quizá ahí resida la gracia de esta sección.