blind guardian imaginations from the other side critica

En 1995 la imageniría de Tolkien aún no había llegado al gran público, pues aunque los libros de El Señor de los Anillos ya habían sido leídos por millones de personas, la gran pantalla aún tendría que esperar unos cuantos añitos hasta llenarse de elfos, trolls, y demás personajes de dudosa reputación.

Sin embargo los bardos germanos llevaban años incluyendo en su música y su historia más de un compendio de los que se fraguaban en La Tierra Media, y aunque en este Imaginations from the other side la temática se disipó y se disparó hacia otros menesteres, a día de hoy sigue siendo un regocijo ponerte el álbum de arriba abajo y creerte metido de lleno en una taberna de otras épocas… y de otros mundos.

La apertura corría cargo del corte que daba el nombre a la obra, aunando todo lo que podemos (y queremos) pedir a Blind Guardian: épica extrema, grandilocuencia a raudales, heavy metal, orquestaciones, y arreglos por doquier. Majestuoso.

“I´m alive” se desmarcaba con más fiereza y subiendo de vueltas, una pista mucho más power, no exenta de creatividad dentro de los cánones que mandan los escritos. “A past and future secret” mezclaba todas nuestras pasiones, y “The script for my requiem” aupaba los sentidos en otra epopéyica demostración de técnica e inspiración.

“Mordred´s song” se alarga más de lo que debería, pero el mínimo aturdimiento que causa lo despeja sin medias tintas “Born in a mourning hall”, la enésima barrabasada que se sacan de la manga, y estamos a mitad de camino.

Quedan 3 para poner fin, y cuando crees que te vas a saturar de tanta melodía bien llevada, y de tanto amasijo de guitarras y dobles bombos al servicio de la canción, sueltan la preciosa balada “Bright eyes”, la más burra “Another Holy War”, y “And the store ends”… y te quedas como Dios.

Es una compleja y brillante trama de todo lo que se te ocurra meter en una batidora, cocerlo en una hoguera en medio de un bosque encantado, y degustarlo poco a poco mientras bebes algún brebaje mágico en cuerno.

NOTA: 9 / 10