NOTA: 8 / 10.avenged sevenfold hail to the king

Vilipendiados por una gran mayoría de fans del metal, catalogados como poco más que una boyband con pintas heavys, Avenged Sevenfold fueron criticados hasta la extenuidad desde casi sus inicios, y con este Hail to the king que nos ocupa, no iba a ser menos. Incluso un colérico Rob Flynn les dio la enhorabuena por su nuevo disco de versiones.

 

Dejando de lado todas las polémicas que pudieran generar, las pataletas de los más true, la mala baba vertida en Internet, las tonterías de siempre, en definitiva, fue en aquel 2013 cuando se dispararon a un estrellato que les acogió con los brazos abiertos.

 

“Shepherd of fire” es, sin remilgos, uno de los mejores temas de metal que se han publicado en lo que va de década, así de claro. Lo tiene todo para serlo: tralla, melodía, estribillos, solos… Muy grande.

 

“Hail to the king”  es un pepino épico, monstruoso y coreable a puño en alto de los que ya no se hacen, y sí, “Doing time” apesta a Guns N’ Roses, pero ¿qué coño tiene de malo? Está todo inventado ya.

 

“This means war”… ay ay… Tú sabrás a qué o quién te recuerdan. Para mí aquí se pasan de rosca. “Requiem” tiene rollo, joder, no me digas que no, y el final con “Acid rain” deja la placa en lo más alto.

 

¿Lo demás me parece de rellenajo? Pues no, pero sí da bajón comparado con las mencionadas.

 

Estoy contigo; cogieron todo lo de los grandes, lo metieron en una olla y lo cocieron a fuego lento. Se alejaron del metalcore para llenar un poco más sus bolsillos y codearse con las estrellas del rock de alta gama, fusilaron ideas primogénitas y expusieron en exceso sus influencias. ¿Y qué? Tampoco es que quisieran inventar un nuevo estilo ni se las dieron de sibaritas. Y les quedó un disco cojonudo.

Más que de sobra.