Desde que Alestorm anunció su gira por la península, marcamos en rojo en el calendario de Villamalditala fecha del concierto. Son muchas las ganas que teníamos de ver a estos alocados escoceses y de disfrutar de su buen rollo y diversión, tampoco queríamos perdernos a los invitados, Sakálmöld,ya que cuentan con cierta prensa y os aseguramos que en ningún momento llegaron a defraudar.

Los islandeses Sakálmöld empezaron su show con una entraba más que aceptable y que a medida que avanzaba su actuación se fue llenando hasta llegar a una sala casi llena. Defendiendo su último álbum Sorgir, y contando con más de un seguidor, se metieron en seguida al público en el bolsillo. Con una propuesta de aires vikingos y con un sonido de lo más contundente, dejaron a la audiencia preparada para afrontar el abordaje de los piratas de Alestorm.

Con su peculiar intro, los piratas asaltaron el escenario con “Keelhauled”, el recibimiento fue de lo más caluroso, y así fue todo el concierto, pura diversión y entretenimiento. Las siguientes canciones “Alestorm”, “Magnetic Nort” y la esperada y coreada “Mexico” ya nos dejaron definitivamente en la zona caliente, y de ahí los escoceses no se bajaron en todo el concierto.

“The Sunk`N Norwegian”, nos invitaba a seguir brincando, cantando y coreando muy alto aquello de “one more drink”; qué esperabais, somos piratas y el ron y la cerveza corrían por la sala. Turno para la canción que da título a su último disco “No Grave But The Sea”, seguida por “Nancy The Tarven Wench” donde casi media sala se sentó en la pista y se puso a remar alentados por el capitán Christopher Bowes, dejando una de las imágenes de la noche. Rápidamente “Rumpelkombo” da paso a “1741 (The Battle of Cartagena)”, enorme canción que hace referencia a esa épica batalla que todos deberíamos conocer.

Más de medio concierto y con algunas cervezas de más, el líder del grupo nos presagiaba a más de uno  una más que segura y dura resaca; y así llegó “Hangover” con la colaboración del enorme Phil “Big Guy”, hombre de gran presencia, en todos sus sentidos, que haciendo gala de su habilidad se llegó a beber unas seis cervezas de golpe, todo un ritual que hace siempre antes de acometer la canción

Hablando de invitados, todos echamos de menos al  gigante pato de goma hinchable que acompaña a los piratas, pero entre el público sí contamos con una versión desinflada de dicho pato que sacó la sonrisa de los asistentes y alguna que otra broma por parte de Christopher.

Volviendo a su último trabajo, sonaron: “Pegleg Potion” y “Bar Ünd Imbiss. Otro momento de la noche fue un organizado y enorme Wall of Death, que dio paso a “Captain Morgan´s Revenge”; y sin tiempo para naufragar, “Shipwrecked” es la antesala para la esperada y jaleada “Drink”. Para finalizar se nos presenta la alegre “Wolves Of The Sea” cover de una canción de eurovisión y con peinetas al aire despedirse con “Fucked With An Anchor”.

Lejos de comidas de empresa y otros festejos prenavideños, los asistentes a este show salimos con los ánimos por las nubes, con la sonrisa de haber disfrutado de un show divertido, siempre en la zona caliente, que nos hizo olvidar el frío propio de un mes de diciembre.