Alestorm-No-Grave-But-the-Sea-criticaLos piratas escoces de Alestorm llegan para ofrecernos su último trabajo. Estos alocados piratas nos vuelven a ofrecer diversión, con canciones que sólo ellos son capaces de imaginar, donde el estereotipo de la vida de los piratas y las canciones de marineros son llevadas a un sonido tan familiar y característico que hace que su denominado “Metal folk” tenga un ritmo peculiar y único.
Y esto es lo que tiene No Grave But The Sea, canciones que suenan a lo mismo de sus discos anteriores, pero con esos riffs de ritmos rápidos controlados, que dan a la obra un equilibrio y una armonía que hacen que el nivel sea muy alto y que además cuenta con una fabulosa portada.
La canción encargada de abrir el disco, es la misma que da nombre al trabajo, “No Grave But The Sea”, de cortes épicos que es capaz de trasportarnos hasta el mismísimo Caribe y adentrarnos en aventuras más propias de Jack Sparrow y los suyos, ideal para iniciar el álbum y llenar nuestras copas de ron y prepararnos para disfrutar. Ya una vez puesto en antecedentes, llega la divertida “Mexico”, single que funciona a la perfección.
Siguiendo la estela de la canción inicial llega “To The End of the World”, para continuar con la que fue adelanto del disco y que nos da una idea del rollo que llevan estos “perros de mar”, la llamada “Alestorm”.
De buenos coros para cantar en una taberna algo cargados de alcohol, el corte cinco es ideal “Bar ünd Imbiss”, y que decir de su sucesora, la irreverente y desternillante “Fucked With an Anchor”, surrealismo y humor se dan la mano.
“Pegleg Potion” imprime la velocidad, con unos estupendos teclados. Ya para el final y siguiendo la línea del disco nos topamos con “Man the Pumps”, buenos coros y composición alucinante, para llegar a “Rage of the Pentahook” con velocidad y buenas guitarras. El colofón final es para “Teasure Island”, una larga y fabulosa canción, como en realidad es todo el disco.
Alestorm han vuelto a demostrar que saben hacer buenos discos, y este quizás sea el más currado de todos sus trabajos, sin rellenos; sin duda se han superado. Larga vida al “True Scottish Pirate Metal”.

NOTA: 9 / 10